Tuesday 21st of November 2017 | Spanish | English

Suscribirte en nuestro registro
y recibe noticias en tu correo electrónico


CAROLINA GALEANO: AN ECUADORIAN EMPOWERING LATINO YOUTH IN THE US

Friday, September 4th, 2015

Carolina Galeano is a first generation immigrant from Ecuador. Through her work she is looking to empower Latino youth in Montgomery County, MD. Currently, she is the host of Generación Latina, a cable television show for Latino youth.

“My Ecuadorian background allowed me to better understand the experiences of other immigrants in the U.S. Being able to identify myself with millions of people and knowing that they too needed some of the same resources and information that helped me achieve my goals, ” said Carolina while she explained the reasons behind the decision to pursue a career in communications. She was interested in serving Spanish-speaking audiences to foster parent-youth communication.

Carolina first became involved with Generación Latina when she was 15 years old. Without any television experience, she first cohosted the show with her mother, and then by the time she was 17, she was hosting the show on her own. “It became my passion as I was personally figuring out my way to college as a first-generation college student in my family. Anything I found helpful, inspiring or valuable, I would bring to the studio and share with my team and to benefit from it as well” Explains Peña.

Being raised by a single mother, who devoted her life to helping people with disabilities, inspired Carolina to work to provide Latino youth with better access to information about education and opportunities. At Generación Latina, Carolina has been able to discover the resilience of Latino youth in the United States, and has been able to witness first hand how when provided with opportunities, students flourish and develop.

Originally from Quito, Carolina loves Ecuadorian food and misses the New Years Eve traditions in Ecuador. “I miss this tradition and all that came with it: the neighborhood street parties, the burning away the old year (a tradition of symbolically ending the old year through the burning of stuffed dummies) , and the joy of ringing in a new year as a family along with neighbors”

Carolina has three words of advice for Latino youth: “Internships, Mentors, and Community college. These are the three things that helped me figure out my career path in the U.S. Through internships; I exposed myself to causes and organizations where I discovered my passions. The mentors I observed and interviewed encouraged my strengths, guided my decisions, and motivated me as they had high expectations of what I was meant to accomplish. Finally, without community college (Montgomery College to be precise), I would not have found the financial, academic and social support that enabled me to pursue my dreams. I loved it so much that I always hoped to return to my Alma Mater and give back. Thankfully I now get to work doing what I love, in the place I love, for the students I believe in.”


CAROLINA GALEANO: UNA ECUATORIANA EMPODERANDO LA JUVENTUD LATINA EN ESTADOS UNIDOS

Friday, September 4th, 2015

Carolina Galeano es una inmigrante ecuatoriana de primera generación en los Estados Unidos. A través de su trabajo, está buscando empoderar a la juventud latina en Montgomery County, MD. Actualmente es la presentadora de Generación Latina, un programa de televisión por cable especializado en juventud latina.

“Mis raíces ecuatorianas me han ayudado a entender la experiencia de otros emigrantes en los Estados Unidos, a ser capaz de identificarme con millones de personas y saber tienen las mismas necesidades de recursos e información que yo tuve” dice Carolina explicando las razones detrás de la decisión de hacer su carrera en comunicaciones. Ella estaba interesada en atender las audiencias hispanohablantes para facilitar las comunicaciones entre la juventud y sus padres.

Se involucró en Generación Latina a los 15 años. Sin ninguna experiencia anterior empezó a presentar el programa con su mamá. A los 17 años ya lo presentaba sola “se convirtió en mi pasión porque yo estaba viviendo el proceso de encontrar el camino a la universidad, siendo la primera generación de mi familia que iba a la universidad. Cualquier información útil que encontraba, la traía al estudio y la compartía con los demás jóvenes” explica Peña.

Haber sido criada por una madre soltera que dedicó su vida al trabajo con personas en situación de discapacidad, inspiró a Carolina a trabajar para brindarle a la juventud latina mejor acceso a la información a cerca de educación y de oportunidades. En Generación Latina, Carolina ha podido descubrir la tenacidad de la juventud latina y ha sido testigo de primera mano de cómo cuando hay acceso a las oportunidades, los jóvenes florecen.

Carolina es originaria de Quito, ama la comida ecuatoriana y extraña las tradiciones de año nuevo de Ecuador. “Extraño la tradición y todo lo que viene con ella: las fiestas en las calles de los barrios, la quema del año viejo que construíamos nosotros mismos y la felicidad de celebrar el año nuevo con los vecinos”.

Carolina resume su consejo a la juventud latina en tres palabras: “Mentores, Pasantías y Universidad Comunitaria. Estas tres cosas me ayudaron a encontrar mi camino profesional en los Estados Unidos. A través de las pasantías conocí causas y organizaciones que me mostraron mis pasiones. Los mentores que observé y entrevisté me alentaron a seguir mis fortalezas, guiaron mis decisiones y me motivaron, pues tenían grandes expectativas. Finalmente, sin la Universidad comunitaria (Montgomery College exactamente), yo no habría encontrado el apoyo financiero, académico y social para perseguir mis sueños. Me gustó tanto que siempre quise regresar a mi Alma Mater y devolver algo de lo que me dieron. Afortunadamente, ahora trabajo haciendo lo que amo, en el lugar que amo, por los estudiantes en los que creo”.


ANDRÉS CHONG-QUI: ECUATORIANO HACIENDO LA DIFERENCIA EN EL SECTOR PÚBLICO DE LOS ESTADOS UNIDOS

Friday, September 4th, 2015

Con una sonrisa y mucha emoción, Andrés Chong-Qui Torres nos cuenta de su “lindo Ecuador”. Andrés nació y creció en Guayaquil, Ecuador, ciudad que lo vio destacarse desde temprana edad en sus estudios y en el fútbol. Cursó su primaria en el Instituto Particular Abdón Calderón y los dos primeros años de la secundaria en el Colegio Javier, centro educativo Jesuita al que el Papa Francisco visitó en su más reciente paso por el Ecuador meses atrás. Fanático de Barcelona S.C., devoto a la inigualable gastronomía ecuatoriana y enamorado de la biodiversidad y multiculturalidad de la tierra que lo vio nacer, Andrés vive, celebra y representa sus raíces con orgullo.

Andrés emigró a los 14 años con su familia a Estados Unidos, al igual que cientos de miles de ecuatorianos que salieron del país a buscar un porvenir mejor, luego de una época difícil para el Ecuador a nivel socioeconómico y político. A su llegada a Miami, Florida, pronto se dio cuenta que para alcanzar sus metas profesionales tenía que superar los obstáculos impuestos por un nuevo idioma, cultura y costumbres.

La disciplina y el empeño de Andrés fueron cruciales para salir del programa de “inglés como segundo idioma” y tomar clases avanzadas en la secundaria que lo encaminaron hacia la universidad. Igualmente, se ganó el apoyo y reconocimiento de sus profesores y mentores, quienes se aseguraron de que obtenga la mejor educación posible. Su arduo trabajo rindió frutos y fue admitido a Vanderbilt University.

Sus experiencias académicas y personales sembraron en él pasión por el servicio público. Después de graduarse con honores y obtener su título profesional en Ciencias Políticas, Español & Portugués, fue aceptado en Teach for America (TFA), un prestigioso programa educacional cuyo objetivo es erradicar la desigualdad en el nivel académico que existe entre las escuelas públicas estadounidenses y sus similares en comunidades más adineradas. Andrés regresó a su comunidad en el sur de la Florida para servir como maestro en un barrio donde los estudiantes enfrentaban obstáculos similares a los suyos cuando recién llegó a EEUU. Su experiencia como educador le enseñó lecciones importantísimas de cómo liderar a un grupo de individuos a obtener metas concretas, cómo motivar y representar a aquellos que no tienen voz y cómo identificar soluciones a problemas complejos que aquejan a nuestra sociedad.

Como inmigrante y primer estudiante universitario en su familia, entendió que para transformar las políticas públicas que fomentaban programas escolares fallidos en las comunidades de bajos recursos también era necesario abordar el problema a nivel nacional, especialmente tomando en cuenta la baja representación de minorías en el gobierno estadounidense. Así, Andrés decidió dar sus primeros pasos en el servicio público, primero como organizador de campo en el sur de la Florida para la campaña de reelección del Presidente Obama y luego continuó en Washington D.C. trabajando en un centro de investigaciones enfocado en temas que lo apasionan y con los que se identifica, como: la educación, la reforma migratoria y estrategias económicas para la creación de empleo.

Poco después, con mucho sacrificio y un poco de suerte como lo describe Andrés, el Presidente Obama lo nombró para trabajar en el Departamento del Tesoro en la oficina de Relaciones Internacionales. Hoy en día, Andrés es parte de un equipo que trabaja incesantemente para mantener la estabilidad financiera global y cada día puede ver el impacto que su trabajo tiene en la economía estadounidense y el resto del mundo.

Andrés reconoce que sus éxitos no hubieran sido posibles sin el consejo y la guía de sus padres, maestros y mentores. Pero asimismo, le da un gran valor a las experiencias y enseñanzas aprendidas en su “lindo Ecuador” y en las comunidades estadounidenses de bajos recursos, junto a personas que día a día buscan tener acceso a oportunidades que les permitan vivir con dignidad. Andrés cree firmemente en promover una educación de calidad para todos los jóvenes y niños estadounidenses sin importar su trasfondo étnico o socioeconómico y percibe que sin una población bien educada es difícil mantener una economía fuerte o crear plazas de trabajo que sean competitivas en el mercado global.

Finalmente, Andrés alienta a todos los jóvenes latinos y de comunidades que son minoría en EEUU a sentirse orgullosos de sus raíces, a luchar por las causas que los apasionan y a ser la voz de aquellos que no tienen representación en los espacios más influyentes del gobierno.