Thursday 19th of October 2017 | Spanish | English

Suscribirte en nuestro registro
y recibe noticias en tu correo electrónico


Statement from the Embassy of Ecuador to the United States Regarding Agreement to Scale Back US Military Presence in Ecuador

Friday, April 25th, 2014

In light of improvement in political stability and increases in the defense capacity and internal security of Ecuador, together with a general decrease in regional tensions, Ecuador, in communication with the United States in the last few months, has been reevaluating the need for bilateral military cooperation in our country.

Ecuador has decided to restructure the military relationship and reduce the presence of United States military personnel in Ecuador; and the United States has accepted the said decision. This position reflects the increase in capacities and resources of Ecuador to directly assume security and defense efforts independently. For example, in the last few years, Ecuador has considerably increased its investment in all areas of security, and now invests the highest percentage of GDP of all countries in Latin America in these efforts. As a result, we have seized more than 57 tons of narcotics in 2013, and more than $67 million of illegally laundered funds, which has led the United Nations Office on Drugs and Crime to include Ecuador among the top 10 most successful countries in efforts against drug trafficking.

This new security scheme will reduce the number of U.S. military personnel assigned to the United States Embassy in Ecuador starting in the end of April. A central group of military attachés will remain in the Embassy, as is common in normal bilateral relations. Furthermore, a limited number of programs financed by the United States of an approximate amount of $7 million annually will be transferred to the Government of Ecuador for evaluation, and if necessary, financing.

As the United States Embassy in Quito confirmed the declarations this morning on Ecuador TV, this provision will not affect bilateral relations, as the United States government respects this decision.


Declaración de la Embajada de Ecuador respecto a la decisión a reducir la presencia militar de EE.UU. en Ecuador

Friday, April 25th, 2014

En razón de la mejora en la estabilidad política y el aumento de las capacidades de defensa y seguridad interna de Ecuador, junto con una disminución general en las tensiones regionales, Ecuador en comunicación con los Estados Unidos en los últimos meses ha estado reevaluando la cooperación militar bilateral en nuestro país.

Ecuador ha decidido reestructurar la relación militar y reducir la presencia de personal militar de Estados Unidos en Ecuador, y ese país ha aceptado tal decisión. Esta posición refleja el aumento de las capacidades y recursos de Ecuador para asumir directamente los esfuerzos de seguridad y defensa. Por ejemplo, en los últimos años, Ecuador ha aumentado considerablemente su inversión en todos los ámbitos de la seguridad, y ahora invierte el mayor porcentaje de su PIB, de todos los países de América del Sur, en estos esfuerzos. Como resultado, hemos incautado más de 57 toneladas de drogas en 2013 y más de $67 millones en el lavado de dinero ilegal, lo que permite a la Oficina de Control de Drogas de las Naciones Unidas nombrar a Ecuador entre los 10 primeros países exitosos en la lucha contra el tráfico de drogas.

Este nuevo esquema de seguridad reducirá el número de militares estadounidenses asignados a la Embajada de Estados Unidos en Ecuador a partir de finales de abril. Un grupo central de agregados militares permanecerá en la Embajada, como es común de las relaciones bilaterales normales. Además, un número limitado de programas financiados por los EE.UU. por un monto de aproximadamente $7 millones al año se transferirá al Gobierno de Ecuador para su evaluación y, de ser necesario, financiación.

Como la Embajada de Estados Unidos en Quito confirmó en declaraciones a Ecuador TV esta mañana, esta disposición no afectará a las relaciones bilaterales, y el gobierno EE.UU. “respeta” la decisión.


AMBASSADOR OF ECUADOR TO THE US SIGNS 20 MILLION DOLLAR LOAN WITH THE INTER-AMERICA DEVELOPMENT BANK

Friday, April 25th, 2014

Funds will be ensure greater effectiveness of the control system of the Government of Ecuador

WASHINGTON, DC (April 24, 2014)- Ambassador of Ecuador to the United States Nathalie Cely signed today a $20 million loan agreement with the Inter-American Development Bank (IDB). The funds will finance the implementation of a program to improve the control functions of the State Comptroller General.

“I am very excited to be here on behalf of the Government of Ecuador signing this loan agreement with the IDB,” said Nathalie Cely, Ambassador of Ecuador to the US. “We look forward to using these funds to strengthening the efficacy of our State Comptroller General’s office and the services it provides to our citizens.”

The objective of the program is to contribute to developing a more effective government control system by improving the quality, coverage, and timeliness of the Office of the Comptroller General of Ecuador’s control of public funds. To achieve this objective, the program provides for the implementation of activities that include: (i) improving standards, processes and information systems, (ii) development of human talent and strengthening of capacities, and (iii) improvement in the interaction of the Comptroller General with public managers and citizens.

The Government of Ecuador is pleased to have signed this loan agreement with the IDB and looks forward to new opportunities for cooperation that will contribute to further the Government of Ecuador’s mission to improve its services.


EL MERCADO NO ES LIBRE SI LAS ELITES SE APROPIAN DE ÉL

Wednesday, April 23rd, 2014

Traducción del Original en el Boston Globe

A pesar de la controversia, el Presidente de Ecuador ha tenido éxito en combatir la desigualdad
Por Farah Stockman

Cuando Ecuador encontró petróleo en la década de 1970, el pequeño grupo de familias adineradas que dirigía el país se compró mansiones y aviones privados. Lanzaron algunos huesos a los pobres: subvenciones para el gas y los alimentos. Pero entonces, el precio del petróleo se desplomó. De repente, estaban en la quiebra.

Así que pidieron prestado más dinero de los Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional. Una vez más, ellos se llenaron los bolsillos con dinero. Pero esta vez, no les dieron casi nada a los pobres. Los Estados Unidos y el FMI no lo permitieron. Los préstamos fueron condicionados a reformas de libre mercado: reducción de los subsidios, venta de empresas estatales, y permitir que las petroleras extranjeras hicieran lo que quisieran.

Hay que entender esa historia para entender por qué los pobres se levantaron y derrocaron a tres presidentes en Ecuador. También se comprende así el meteórico ascenso de Rafael Correa, quien ha construido su carrera criticando al FMI y a Estados Unidos.

“Correa viene de la reacción virulenta de la gente no sólo sentía que se la estaba pasando por encima, sino que lo veía”; dijo JD Bowen, profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad de Saint Louis.

Correa no es un político normal. Es un economista, uno de los pocos que tienen la oportunidad de poner en práctica sus teorías. En 2001, obtuvo su doctorado en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Su disertación examinó por qué las reformas de mercado de la década de 1980 no lograron mejorar la situación en América Latina.

Llegó a la conclusión de que los estadounidenses que empujaron esas políticas no entendían la gran desigualdad en América Latina entre la élite, quien lo controlaba todo, y los pobres, que recibían las migajas.

“Escucharlos hablar sobre el libre mercado donde la mayoría de personas no tiene acceso a una buena educación, buena salud, buenos salarios, era una locura”, dijo Correa en una entrevista durante una reciente visita a Boston. Una cosa es vender las empresas estatales en Gran Bretaña, donde la gente común tiene dinero para comprar acciones. Es otra cosa subastarlas en un país de campesinos que no tienen manera de participar.

En Illinois, Correa se enteró de que los Estados Unidos no siempre practica lo que predica. Cuando se trata de proteger a sus propias industrias vulnerables, los estadounidenses hacen a un lado al libre mercado.

“Sí, soy escéptico sobre el libre comercio,” dijo Correa, mostrando una sonrisa de estrella de cine. “Eso lo aprendí de Alexander Hamilton.”

En última instancia, él llegó a ver al capitalismo y al socialismo como un conjunto de herramientas para solucionar problemas. La pregunta era: ¿Los problemas de quién se están solucionando? ¿Los problemas de la mayoría? ¿O de la élite?

Después de que obtuvo su grado, Correa regresó a Ecuador para enseñar economía. Escribía memos para el Ministerio de Finanzas, y rápidamente fue nombrado ministro. Pero se impacientó con la sumisión del ministerio hacia el FMI. Renunció con un gran discurso que lo hizo famoso. En 2006, se postuló para presidente contra el hombre más rico de Ecuador – un magnate bananero – y ganó.

Desde entonces, es el más conocido en los Estados Unidos por rechazar un acuerdo de libre comercio, por no renovar del contrato de arrendamiento de una base militar de EE.UU., y por ofrecer refugio a Julian Assange. En el Congreso de Estados Unidos, se lo ha llamado de todo, desde un “canalla irresponsable” a un tirano que reprime a la prensa. Es cierto, sobre todo en los últimos años, que ha utilizado mano dura contra sus críticos en los medios de comunicación y contra algunas organizaciones no gubernamentales.

Pero su récord habla por sí mismo. Correa ha usado la riqueza petrolera de Ecuador para atacar la desigualdad, invirtiendo en educación e infraestructura. La pobreza ha disminuido del 35 por ciento en 2007 a 27 por ciento en 2012, según datos del Banco Mundial. El ingreso per cápita ha pasado de 3.310 dólares a 5.170 dólares. Hoy, Ecuador tiene una de las economías de más rápido crecimiento en la región.

Quizás una de las razones por las que Correa ha tenido tanto éxito es que en realidad no es el ideólogo irresponsable por el que se hace pasar.

Es posible que haya anunciado en encendidos discursos que se negó a pagar los préstamos internacionales “fraudulentos”. Pero, silenciosamente, llegó a un acuerdo que los acreedores de bonos estaban dispuestos a aceptar. A diferencia de Hugo Chávez en Venezuela, Correa ha sido “muy pragmático”, dice Hans Humes, un inversionista de largo plazo en Ecuador.

Así que tal vez, al final del día, Correa no sea un hombre que rechaza el poder de la mano invisible del mercado, sino más bien alguien que piensa que la mano funciona mejor después de que se atiende la desigualdad. La riqueza y el poder son inextricables. Cuando un pequeño grupo de la élite controla todo, secuestra la mano invisible para servir a sus intereses solamente. Esa no es sólo una lección para América Latina. Es una que debemos aprender aquí en los Estados Unidos.


UN SUEÑO QUE LA LLEVÓ AL ÉXITO

Wednesday, April 23rd, 2014

La ecuatoriana Martha Sola-Visner, MD es una destacada investigadora y médico en el Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de Harvard, específicamente en la División de Medicina de recién nacidos en el Hospital de Niños de Boston.

Originalmente de Guayaquil, Ecuador, Marta recuerda con gran emoción el sueño que la llevó a Boston, Massachusetts, y cómo su determinación y curiosidad médica le permitieron ayudar a personas y salvar vidas.

Martha, una experta en Medicina para recién nacidos, atribuye sus logros actuales a un programa de formación internacional hace 20 años entre la Escuela de la Universidad Católica Santiago de Guayaquil de Medicina y el Hospital Jackson Memorial de la Universidad de Miami. “Si se piensa en ello, fue un programa internacional de formación simple que sólo duró 8 meses, pero hizo nacer mí una pasión increíble que todavía tengo”, explica Martha.

Martha es una investigadora apasionada, certificada como pediatra en la especialidad de Medicina Neonatal-Perinatal, un adiestramiento que en 2007 la llevó a la Escuela de Medicina de Harvard y a la División de Medicina del recién nacido en el Hospital de Niños de Boston. “Tengo la suerte de trabajar en una institución increíble, que tiene grandes recursos y es un líder mundial de la investigación”, explicó. “Me paso el 75% de mi tiempo en la investigación y otro el 25% trabajo con pacientes de cuidado intensivo”.

Además, Martha indicó que ha trabajado proveyendo atención médica a pacientes necesitados, y ha donado suministros médicos muy necesarios a organizaciones de salud en Ecuador. También dijo que, si se le acercan a pedir apoyo a comunidades necesitadas en Ecuador, que estaría más que feliz de ofrecer su experiencia médica a alguna organización.

A pesar de todo su éxito en los Estados Unidos, para Martha, es importante que sus dos niños mantengan su identidad ecuatoriana. “Mi marido y yo hacemos una prioridad viajar a Ecuador una vez al año”, explicó. “A los niños les encanta, no sólo porque están con la familia, sino también porque consiguen experimentar otras regiones del Ecuador, como las Islas Galápagos, la selva amazónica, y Quito, entre muchos más.”