Thursday 27th of November 2014 | Spanish | English

Suscribirte en nuestro registro
y recibe noticias en tu correo electrónico

Noticias-Espanol


RAMIRO ‘ROBIN’ PENAHERRERA – CULTIVANDO FLORES Y LA RELACIÓN ENTRE ESTADOS UNIDOS Y ECUADOR.

Wednesday, November 26th, 2014

Originario de Washington D.C. e hijo de padre ecuatoriano y madre estadounidense, Ramiro Peñaherrera fue criado en Estados Unidos e Italia y ha vivido en Quito durante los últimos treinta años de su vida.

Ramiro actualmente es dueño de LatinFlor, una compañía de flores con sede en Ecuador y también es el fundador y director de The Memorial Day Flowers Foundation.

Ramiro entró en el mundo de las flores en el año 1989 con tres de sus amigos – juntos comenzaron LatinFlor, un pequeño sembrío de flores. Pronto se hizo evidente que era climáticamente mejor cultivar las flores en Ecuador—el mejor lugar del mundo para cultivar flores.

El sembrío de LatinFlor actualmente produce gypsophila, espuela de caballero, rosas fragantes, y el aguacate. Ramiro expresó su pasión por las flores. “Me gusta producir algo tangible y que genera empleos”, dice Ramiro. “Me inspiré en el trabajo y los resultados de dos ecuatorianos pioneros de las flores: Mauricio Dávalos y Miguel Mascaró. Ambos continúan mostrando que uno puede tener un negocio viable y tratar bien a sus empleados “.

Actualmente, LatinFlor está tratando de ampliar su participación en el mercado de los Estados Unidos. No ha sido fácil, dice Ramiro, por ejemplo, el consumo de flor per cápita estadounidense es más bajo que el mercado europeo. Ramiro destaca que alrededor del 30% de las flores que se venden en los EE.UU. no sólo vienen de Ecuador, pero también tienen tallos más largos, son mas grandes, y su consistencia ayuda a floristas locales a diferenciarlas de flores de otro origen.

Además, los cultivos de flores de Ecuador proveen 60.000 empleos directos y cerca de 120.000 trabajos indirectos. Y eso también tiene un impacto en los Estados Unidos, añadió Ramiro. “Cada trabajo en la floricultura en Ecuador crea uno en los EE.UU.; importadores florales en Miami, empresas de transporte, mayoristas locales, floristerías, etc.”

Como parte de su espíritu empresarial y amor por Ecuador, Ramiro es un socio activo de la campaña de la Embajada de Ecuador en Washington llamada Keep Trade Going, que tiene como objetivo fortalecer las relaciones bilaterales comerciales entre Ecuador y Estados Unidos.

“Mi socia Sofía Romero y yo trabajamos muy de cerca con la Embajada de Ecuador en Washington D.C. para desarrollar eventos que muestran a representantes y empleados del Congreso de Estados Unidos la importancia del comercio bilateral con Ecuador”, dice Ramiro. “Esto es muy personal para mí. Mi abuelo era un Comisionado de la FTC durante las administraciones de Roosevelt y Truman. El comercio bilateral es la manera justa que garantiza la estabilidad económica, política y social de nuestros países. Tu compras nuestros rosas; nosotros compramos tus tractores, sistemas de embalaje de materiales, plantas y sistemas de riego. Ambos países se benefician”.

Como parte de su trabajo con su ONG, The Memorial Day Flowers Foundation organizó la donación y la repartición de 120.000 rosas en el cementerio nacional de Arlington y 100.000 rosas más en el resto de EE.UU. durante la última celebración del Memorial Day.

Junto con su socia Sofía Romero, Ramiro es el Co-Director de Flowers for Kids, un programa que entrena a floristas como educar a sus comunidades locales acerca de la belleza y el cuidado de las flores. El programa ayuda a los floristas a conectarse con sus clientes.

Además de los muchos proyectos que gestiona, Ramiro dice que recientemente LatinFlor también ha cosechado café de sus 100 arboles. El y su esposa también operan The Ecuador Honey Co; que comercializa diferentes tipos de mieles.


RAMIRO ‘ROBIN’ PENAHERRERA – GROWING FLOWERS AND THE U.S.-ECUADOR RELATIONSHIPS

Wednesday, November 26th, 2014

Born in Washington D.C to an Ecuadorian father and an American mother, Ramiro Penaherrera was brought up in the United States and Italy and has lived in Quito, Ecuador for the last thirty years.

Ramiro currently owns LatinFlor; a flower business based in Ecuador and is the founder and Director of The Memorial Day Flowers Foundation.

Ramiro first entered the flower industry in 1989 with three friends and together started LatinFlor – a small flower farm. It soon became clear that Ecuador was climatically and labor-wise, the best place in the world to grow flowers. The LatinFlor farm currently grows gypsophila (Baby’s Breath), delphinium, fragrant roses, and avocados.

Ramiro expressed his passion for flowers saying, “I like producing something tangible and creating employment. I was inspired by the work and results of two Ecuadorian flower pioneers: Mauricio Davalos and Miguel Mascaro. They both continue to show that you can have a viable business and treat your associates well.”

Currently, LatinFlor is trying to expand its market share in the United States. It has not been easy, says Ramiro – as the American per capita flower consumption is lower than the European market for example. Ramiro emphasized that about 25 percent of the flowers sold in the U.S. come from Ecuador. The country produces roses with long stems, large heads, and hardiness, which help local florists differentiate them from mass marketers.

Additionally, Ecuadorian flower farms crate 60,000 direct jobs and about 120,000 indirect jobs. That also has an impact in the United States, explains Ramiro. “Every floriculture job in Ecuador creates one in the U.S.; Miami floral importers, trucking companies, local wholesale, retail florists, etc.”

As part of his entrepreneurial spirit and love for Ecuador, Ramiro is an active supporter of the Embassy of Ecuador’s ongoing campaign Keep Trade Going, which aims to strengthen the bilateral trade relations between Ecuador and the United States.

“My partner Sophia Romero and I worked closely with the Ecuadorian Embassy in Washington D.C. to develop events to show U.S. Congressional Representatives and staffers the importance of bi-lateral trade with Ecuador,” says Ramiro. “This is quite personal for me as my grandfather was a FTC Commissioner during the Roosevelt and Truman administrations. A bi-lateral trade relationship is a fair way to guarantee economic, political and social stability for both our countries. You buy our roses; we buy your tractors, packing material, plants, and irrigation systems. Both countries benefit.”

As part of his work with his non-profit organization, The Memorial Day Flowers Foundation organized the donation and distribution of 120,000 roses at Arlington National Cemetery and 100,000 more roses across the U.S. during the last Memorial Day celebration.

Along with his partner Sophia Romero, Ramiro is the Co-Director of Flowers For Kids, a program that trains U.S. florists how to educate their local communities about the beauty and are of flowers. The program helps florists connect with their customers.

In addition to the many projects he manages, Ramiro says LatinFlor farm recently harvested coffee from their 100 trees. He and his wife also own The Ecuador Honey Co, which markets varietal honeys.


MARIA PATRICIA CORRALES – HISPANIC VOICES OF WASHINGTON, DC.

Wednesday, November 26th, 2014

Originally from Latacunga, Cotopaxi Province, in Ecuador, Maria Patricia Corrales Peñafiel came to Washington, DC for the first time in 1981 with the purpose of learning English so that she could continue her masters in psychology, which she had started at the Catholic University of Guayaquil.

After achieving the level of English needed to continue her studies in the U.S., Maria Patricia learned that Georgetown University, where she planned to continue her graduate studies, did not recognize a significant portion the courses she had taken back in Ecuador. But this did not stop her. “I was in love with the country and the Washington, DC area,” says Mary Patricia.

During her time in Washington, DC, Maria Patricia became aware of the many of the needs of the Hispanic community. That’s when Mary began to realize what she could do and accomplish in this community.

“The Hispanic community in D.C. had a strong need of legal assistance, translations and community leadership,” Maria Patricia recalls. “I realized I could grow personally with my own efforts and ideas.”

Maria Patricia began working as a cashier at an Ecuadorian-owned shoe shop. When her English improved even more, she began working as paralegal at law firm, where she had the opportunity to get even closer to the local Hispanic community. As part of her work Maria, helped Hispanic immigrants file their taxes and use them as evidence that they had been in the country for some years, which was useful for many Hispanic immigrants during the 1986 immigration amnesty.

Although Mary Patricia had been in the country legally, a technicality in the law allowed her to obtain residency under amnesty offered by President Reagan.

In 1987, Mary Patricia met Eduardo Pardomo, who led the Hispanic Festival at the time. During the next few years, Maria Patricia helped Mr. Pardomo organize the festival. “It served as a gateway for the city’s tourism and the economy,” says Maria Patricia. “The Hispanic community was very small, but the festival attracted people from New York, Pennsylvania and had a budget of nearly a million dollars.”

After taking time off to raise her children, Patricia resumed her professional life as the President of the Hispanic Association of Builders of Washington, DC. Since then, she offers logistical and political support to members of the association with the goal, to help small Hispanic companies become take part of large government contracts. Currently, the association is advocating for the construction of a new soccer stadium in Washington, D.C.—taking into consideration the many Hispanic small and medium sized companies to be co-participants of the project.

In 2011, Mary Patricia returned as president of the Hispanic Festival – now known as Fiesta DC. One of her achievements as president of the organization has been to bring the festival back to D.C. downtown, which takes place on Pennsylvania and Constitution avenues.

“Fiesta DC is one of the festivals that attracts the most people,” says Mary Patricia. “We currently have between 120,000 and 130,300 people coming to the event. We’ve had zero incidents, which helps us secure permits from the Department of Homeland Security to carry out this festival in the heart of the U.S. capital.”

Maria Patricia says that having this festival shows politicians that the Hispanic community is young and still flourishing and contributes culturally and economically to the society and it needs a voice.

In 2008, Maria Patricia also served as commissioner for Hispanic Organization for Leadership and Achievement under the administration of President Barack Obama.


MARIA PATRICIA CORRALES – VOCES HISPANAS DE WASHINGTON, DC.

Wednesday, November 26th, 2014

Originaria de Latacunga, provincia de Cotopaxi, Ecuador, Maria Patricia Corrales Peñafiel llegó al área de Washington, DC por primera vez en 1981, con el propósito de aprender ingles y así poder continuar sus estudios de psicología que había iniciado en Ecuador en la Universidad Católica de Guayaquil.

Después de haber logrado tener el nivel de ingles que necesitaba, María Patricia se enteró que la Universidad de Georgetown, donde planeaba continuar sus estudios de maestría, no reconocía una porción importante de los estudios que ya había estudiado en Ecuador. Pero esta situación no la detuvo. “Estaba enamorada del país y del área de Washington, D.C.” dice María Patricia.

Durante el tiempo que María Patricia había estado en Washington, D.C., se había dado cuenta de las muchas necesidades que existían en la comunidad Hispana local. Fue entonces que María empezó a darse cuenta de lo que ella podía hacer y lograr en esta comunidad.

“La comunidad hispana de D.C. tenia mucha necesidad de asistencia legal, traducciones y liderazgo comunitario”, recuerda Maria Patricia. “ Me di cuenta que podía crecer personalmente con mis propios esfuerzos e ideas.”

María Patricia comenzó trabajando de cajera en una zapatería, propiedad de una familia ecuatoriana. Cuando su ingles mejoró aun más, comenzó a trabajar como asistente legal en un despacho de abogados, donde tuvo la oportunidad de acercarse aun más a la comunidad Hispana del área, puesto que parte de su trabajo envolvía asesorar a inmigrantes hispanos a como declarar sus impuestos y usarlos como constancia presencial—lo cual fue útil para muchos durante la amnistía migratoria de 1986.

Aunque María Patricia había permanecido legalmente en el país, una tecnicidad de la ley le permitió obtener su residencia bajo amnistía que ofreció el Presidente Reagan.

En 1987, María Patricia conoció a Eduardo Pardomo, quien lideraba el Festival Hispano de D.C. Durante el siguiente par de años, María Patricia ayudó al Sr. Pardomo a organizar el festival, que “servía como una puerta para el turismo y la economía de la ciudad”, dice Maria Patricia. “ La comunidad era muy pequeña, pero el festival atraía gente de New York, Pensilvania y contaba con un presupuesto de casi un millón de dólares en aquel entonces.”

Después de estar ausente de su vida profesional—para poder atender a sus hijos—María Patricia reanudó actividades como la Presidenta de la Asociación Hispana de Constructores de Washington, D.C., donde desde entonces se dedica a dar apoyo logístico y político a los miembros de la asociación, con la meta de que el gobierno también tome en cuenta a las compañías pequeñas hispanas en licitaciones grandes del gobierno. Actualmente, esta asociación esta abogando para que construya un nuevo campo de futbol en Washington, D.C. y que se tome en cuenta a las muchas compañías hispanas pequeñas y de mediano tamaño para que sean coparticipes del trabajo que se genere.

En el 2011, María Patricia regresó al Festiva Hispano—que hora se llama Fiesta DC—como presidenta de la organización. Como parte de sus logros recientes, ha logrado que el festival vuelva al centro de la ciudad, el cual se efectúa en las calles Pennsylvania y Constitution.

“Fiesta DC es uno de los festivales que más atrae a la gente” , Dice María Patricia. “ Actualmente tenemos entre 120,000 y 130,300 personas que vienen al evento. Hemos tenido cero incidentes lo cual nos ayuda a poder obtener los permisos del Departamento de Seguridad Nacional para poder realizar este festival en el corazón de la capital estadounidense.”

Así mismo, María Patricia dice que realizar este festival muestra a los políticos que la comunidad hispana es joven y sigue floreciendo, que aporta cultural y económicamente a la sociedad y que sobretodo necesita una voz.

En el 2008, María Patricia también sirvió como comisionada de Organización Hispana para el Liderazgo y el Logro bajo la administración del Presidente Barack Obama.


EMBAJADORA DE ECUADOR EN ESTADOS UNIDOS RECIBE CORDIAL BIENVENIDA EN TEXAS

Monday, November 24th, 2014

Como muestra de la creciente cooperación pública y privada entre el Ecuador y el Estado de Texas, la Embajadora del Ecuador en los Estados Unidos, Nathalie Cely, completó esta semana una exitosa visita de dos días en dicho estado. Durante su visita, se reunió con líderes locales de negocios, académicos, estudiantes, medios de comunicación y representantes de la comunidad ecuatoriana-americana para discutir temas prioritarios entre Ecuador y la comunidad de Texas, incluyendo el comercio, la inmigración, la energía y la inversión.

La visita de la Embajadora Cely comenzó en Houston, donde se unió a la Cónsul de Ecuador, María Teresa Mendoza, en una reunión con miembros de la comunidad ecuatoriana local para discutir asuntos de inmigración de relevancia que impactan a esta comunidad. También se reunió con representantes de alto nivel de Schlumburger, el principal proveedor del mundo de tecnología, gestión integrada de proyectos y soluciones de información para clientes que trabajan en la industria del petróleo y gas alrededor del mundo, para discutir nuevas oportunidades de inversión en el Ecuador.

Durante su visita a Austin, la Embajadora Cely se reunió con representantes de la Universidad de Texas en Austin, incluyendo su Instituto IC2, para explorar oportunidades de cooperación en educación, tecnología e investigación. También tuvo la oportunidad de reunirse con estudiantes ecuatorianos de la universidad, así como con dos estudiantes estadounidenses que estudiaron en Ecuador. Por último, la embajadora participó en una conferencia en la universidad que se centró en la cooperación entre Estados Unidos y Ecuador en los ámbitos de negocios, inversión y recursos naturales.

“Es muy satisfactorio recibir un saludo cálido de nuestros muchos amigos en Texas”, dijo la Embajadora Cely. “Me complace que los lazos entre nuestras comunidades están avanzando tan rápidamente, y es una clara muestra de las formas en que una cooperación más estrecha puede beneficiar a nuestra gente en ambos países.

Un informe recientemente publicado por la Embajada del Ecuador en los Estados Unidos, US-Ecuador Bilateral Trade, encontró que el comercio entre Ecuador y Texas creció a una tasa anual compuesta del 22% entre 2009 y 2013, haciendo de Texas el segundo mayor socio comercial de Ecuador a nivel estado en cuanto al total de comercio no petrolero. A partir del 2014, Texas ha mantenido una balanza comercial positiva de más de $ 1 mil millones en el comercio total y $ 746 millones en el comercio no petrolero con Ecuador.

“También me siento honrada de seguir prestando apoyo a la comunidad ecuatoriana en los Estados Unidos, sobre todo los que continúan representando a nuestro país en una manera positiva”, agregó la Embajadora Cely. “Estoy muy orgullosa de la comunidad ecuatoriana en Texas. Estamos trabajando arduamente para ofrecer más y mejores servicios a todos los ecuatorianos a través de nuestros consulados y oficinas en todo el país.”

Durante su visita, la Embajadora Cely también se reunió con los medios de comunicación locales, incluyendo ‘The Wall Street Journal’, ‘The Houston Chronicle y Univisión Houston para discutir temas de importancia bilateral.